¿Qué es la cirugía intima?

La vaginoplastia es una cirugía íntima femenina que tiene como objetivo estrechar o ampliar el conducto vaginal, para mejorar la vida sexual y la autoestima de las mujeres que sufren de problemas íntimos.

No obstante, cuando nos referimos a la vaginoplastia, tendemos a asociar esta cirugía con el acto de estrechar el canal vaginal, en este caso, también podemos referirnos a ella como la cirugía de “cierre vaginal”.

Intervención

1 hora aproximádamente

Implantes

anatómicos y redondos

Hospitalización

No es
requerida

Anestesia

General

Recuperación

1 a 2 semanas

Resultados

Definitivos

¿Quieres más información?

¿Para quien está indicado este procedimiento?

El tipo de candidata difiere según el tipo intervención (estrechamiento o ampliación). Podemos distinguir como potenciales candidatas a:

  • las mujeres que tengan la sensación de tener el canal vaginal ancho, dificultando las relaciones sexuales con unas penetraciones que “flotan” y gases vaginales
  • las mujeres que sufren de una apertura del canal vaginal anormalmente grande, dificultando la realización de actividades diarias sencillas (vagina que se llena de agua durante el baño…)
  • las mujeres que sufren de una vagina anormalmente distendida, con laxitud o hiperlaxitud vaginal, con una vulva alargada o demasiado abierta
  • las mujeres que hayan tenido una episiotomía las mujeres que desean vivir una sexualidad más plena
  • las mujeres que temen una evolución de su caso hacía un prolapso
  • las mujeres con incontinencia
  • las mujeres con un canal vaginal demasiado estrecho
  • las mujeres que sufren de vaginismo, impidiendoles vivir una vida sexual normal por causa del dolor.

Primera cita / Valoración

Durante la primera consulta, el cirujano te hará una serie de preguntas para saber cuáles son tus síntomas, motivaciones y expectativas. También aprovechará para redactar tu historial médico completo con el fin de descartar una posible contraindicación. Después, pasará a examinarte y te contará cuales son las diferentes alternativas que existen para solucionar tu problema; te hablará en detalle sobre los procedimientos, los riesgos, los resultados, cómo prepararte y cómo vivir el postoperatorio. Para terminar te entregará un presupuesto completo con el precio total de la cirugía.

Antes del procedimiento

Te dejamos esta lista de consejos para prepararte para tu intervención:

  • deja de fumar al menos 1 mes antes de la cirugía y 2 meses después
  • dejar de tomar tu anticonceptivo oral 1 mes antes de la cirugía para reducir el riesgo tromboembólico
  • deja de tomar medicamentos antiinflamatorios tipo aspirina al menos 15 días antes de la cirugía.
  • tendrás que consultar a tu anestesista al menos 48 horas antes de la intervención la noche anterior y la mañana de la cirugía, tendrás que ducharte con un antiséptico

Después del procedimiento

El dolor después de una vaginoplastia es muy fácil de llevar y soportable con analgésicos. Pueden aparecer moretones, pero desaparecerán solos en unos pocos días.

Es importante que lleves una higiene íntima impecable: bañate con un antiséptico y seca la zona delicadamente 2 veces al día durante 3 días.

También te aconsejamos llevar ropa holgada y un protector higiénico durante los primeros días para evitar el roce.

Los puntos de sutura son reabsorbibles y desaparecerán solos después de 10 días.

Puedes retomar una actividad profesional después de 5 o 6 días siempre que no tengas un trabajo físico, así como una actividad sexual progresiva después de unas 6 semanas. También nos recomiendan esperar 1 a 2 meses antes de realizar actividades como montar a caballo o ir en bicicleta.

Posibles efectos secundarios

Contamos los siguientes riesgos relativos a la vaginoplastia:

  • hematoma
  • infecciones
  • cicatriz imperfecta
  • necrosis
  • trastorno de la sensibilidad
  • reincidencia de la laxitud vaginal
  • fisura entre el ano y la vagina (complicación muy rara)