¿Qué es el Lifting facial?

El estiramiento facial también se conoce como ritidectomía, ritidoplastia o incluso face lift. La palabra «lifting» en inglés significa «lift» y esta técnica quirúrgica consiste, por un lado, en el reposicionamiento correcto de las estructuras faciales que con el tiempo adquieren un aspecto opaco y caído y, por otro, en la tensión de la piel de la cara y cuello para reducir las arrugas y la laxitud de la piel.

El objetivo del estiramiento facial, es rejuvenecer y mejorar la cara estirando la piel y los músculos faciales. El lifting facial no puede detener el efecto del envejecimiento, pero con este procedimiento, se pueden mejorar los signos más visibles. 

Intervención

1 hora aproximádamente

Implantes

anatómicos y redondos

Hospitalización

No es
requerida

Anestesia

General

Recuperación

1 a 2 semanas

Resultados

Definitivos

¿Quieres más información?

¿Para quien está indicado este procedimiento?

A la hora de realizar un lifting facial el cirujano tiene que tener en cuenta no tanto la edad sino la apariencia de la cara del paciente y su estado general de salud. De hecho, tanto los hombres como las mujeres mayores de 70 años pueden someterse a este procedimiento. En general, la mayoría de las solicitudes de estiramientos faciales provienen de pacientes de entre 50 y 70 años, pero si las condiciones físicas y de salud lo permiten, la intervención también se puede realizar más adelante en los años. El mismo principio se aplica a los pacientes más jóvenes, de hecho, incluso a partir de los 40 años, las condiciones de pérdida de piel que pueden tratarse con un lifting o mini-lifting pueden comenzar a ocurrir.

Los mejores candidatos para un lifting facial con una ritidectomía son aquellos pacientes cuya piel facial ha comenzado a caer pero que aún conserva un buen grado de elasticidad. El lifting facial completo o parcial, que se realiza en hombres y en mujeres con grandes descolgamientos. Para descolgamientos menores se puede realizar un minillifting.

Primera cita / Valoración

Durante la primera consulta, el cirujano estudiará primero la forma de la cara y sus estructuras óseas, analizando las posibles soluciones quirúrgicas disponibles para cada caso individual.

Además, el especialista evaluará cuidadosamente el estado de salud del paciente para determinar cualquier factor de riesgo para la cirugía, como un lifting facial. Estos factores pueden incluir: hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas de coagulación o cicatrización.

Que tecnología usamos

Como cualquier otro procedimiento de cirugía estética, los liftings faciales siempre deben realizarse en una sala de operaciones equipada y en una clínica acreditada.

La cirugía de estiramiento facial se realiza bajo anestesia general o anestesia local con sedación, según las indicaciones del cirujano.

El procedimiento dura aproximadamente 2-3 horas y generalmente se requiere una noche de hospitalización. Siempre recomendamos que vayas a la clínica acompañado por una persona de confianza, para que puedas tener un punto de referencia si necesitas asistencia.

Antes del procedimiento

  • No ingerir ningún tipo de alimento ni liquido 6 horas antes de la intervención.
  • No aplicarse ningún tipo de maquillaje.
  • Llevar las uñas de las manos sin pintar.
  • No portar ningún objeto metálico como anillos, pendientes, piercing…
  • No portar lentillas ni dentadura postiza que se pueda extraer.
  • Traer ropa amplia y cómoda para la disminución de mamas.
  • No ingerir aspirina o AINE ni ningún anticoagulante diez días antes de la intervención.

Después del procedimiento

Tras la cirugía estética, el paciente deberá prestar mucha atención al cuidado facial y capilar y deberá seguir con precisión todas las instrucciones específicas proporcionadas por el cirujano.

En los primeros días después de la cirugía de lifting facial, es normal que se produzcan inflamaciones temporales o equimosis o que el paciente pueda sentir una sensación de dolor y piel tensa o seca. En caso de dudas o síntomas agudos, siempre consulta a tu cirujano para que te recete el medicamento más adecuada. Es esencial descansar, al menos durante la primera semana, y dejar que el cuerpo utilice toda su energía para el proceso de curación. El dolor postoperatorio es mínimo y dura entre 24 y 48 horas.

Al principio, tu cara puede parecer un poco extraña, pero es un efecto debido a la inflamación postoperatoria. Además, los movimientos faciales pueden ser un poco más lentos de lo habitual y algunos moretones pueden tardar entre 2 y 3 semanas en reabsorberse por completo.

El cirujano cambiará los vendajes por un vendaje más ligero el día después de la operación, después de al menos una noche de hospitalización y observación. Por lo general, entre el cuarto y el quinto día, los vendajes y los primeros puntos de sutura se eliminan por completo, mientras que los puntos del cuero cabelludo se eliminan después de aproximadamente 7-10 días.

Durante la primera semana es importante evitar bajar la cabeza, por ejemplo, para recoger algo del suelo o cuando necesite atarte los zapatos. En estos casos, los médicos recomiendan bajar cuidadosamente doblando las rodillas y manteniendo la cabeza y el cuello en posición vertical.

Se debe evitar cualquier esfuerzo físico, incluso en caso de estreñimiento. Durante las primeras 2 semanas, recomendamos no usar ropa de cuello alto o cuello estrecho para evitar irritar el área tratada.

Para la higiene diaria, es recomendable lavarse suavemente la cara con un jabón suave y con la ayuda de una esponja, evitando la presión sobre las suturas.

Después de al menos 7 días después de la cirugía, se puede aplicar maquillaje en la cara.

El período de reposo o post-operatorio requerido por los pacientes de esta cirugía, en condiciones normales es de aproximadamente unos 15 o 20 días. Por lo tanto, pasadas 2-3 semanas después de la operación, el paciente puede volver gradualmente a sus actividades diarias normales, como volver al trabajo, conducir un coche o reanudar la actividad sexual.

Los fumadores no podrán tomar cigarrillos durante al menos 3 semanas, para no obstaculizar el proceso de curación. Debemos seguir evitando los deportes hasta que se complete la convalecencia. Se deben evitar absolutamente las saunas, las piscinas, la exposición al sol y las lámparas de bronceado durante al menos 3 meses después de la operación de lifting facial.

Posibles efectos secundarios

  • Sangrado y reapertura espontánea de la herida
  • Infección (puede ser tratada por el médico con antibióticos o terapia local, pero puede provocan la aparición de cicatrices irregulares)
  • Hematomas temporales durante los primeros 10 días
  • Flebitis Tromboembolítica
  • Las complicaciones específicas del lifting facial, por otro lado, incluyen:
  • Daño de los nervios que resulta en una pérdida temporal de sensibilidad o permanente
  • Daño a las fibras nerviosas motoras que pueden causar una pérdida temporal de movilidad de algunos músculos faciales
  • Asimetrías (por ejemplo, en el cierre del párpado o la boca)
  • Asimetrías en la piel o pequeñas ondulaciones
  • Retracción del párpado inferior que puede requerir una segunda intervención
  • Formación de queloides
  • Alteraciones de la línea del cabello